Para Marbelli y Antony, el día inició a las tres de la mañana, salieron del Cantón Rio Frio, Ahuachapán, para ser parte del proceso de seguimiento de prevención de discapacidad auditiva que desarrolla el Centro de Audición y Lenguaje, CALE, del Instituto Salvadoreño de Rehabilitación Integral, ISRI.

“Es una madrugada que vale la pena, mi hijo se merece lo mejor y su bienestar es lo más importante para mí” expresó Marbelli Moreno, al salir del área donde se le realizó un tamizaje auditivo a Antony.

Este es la segunda vez que se le realiza a Antony el tamizaje auditivo, esto como parte del proceso de prevención de sordera que impulsa el CALE con niños prematuros a nivel nacional.

Marbelli explicó que su hijo nació de 32 semanas y se le realizó el primer tamizaje auditivo. “Hoy he venido para seguir con el proceso que se inició al nacer, tengo la fe que todo saldrá bien” afirmó.

Junto a Antony, vinieron al CALE, catorce infantes para continuar su proceso de prevención de discapacidad, todos tienen la particularidad de ser niños prematuros.

El Dr. Ricardo Rápalo, Director de Audición y Lenguaje explico que todos estos casos ya fueron atendidos en Ahuachapán en el inicio del proceso y que en esta oportunidad han venido a San Salvador para realizarle una nueva evaluación y estar seguros que no tienen problemas de sordera.

“Este es un proceso coordinado, hemos capacitado al personal de los hospitales en la detección temprana de la sordera, también hacemos trabajo de sensibilización sobre la discapacidad auditiva, todo en busca de una mejor calidad de vida de los niños” dijo el Dr. Rápalo.