Un total de 76 personas de diferentes municipios del oriente del país, fueron atendidos en una jornada de evaluaciones audiológicas realizada por el Centro de Audición y Lenguaje, CALE, del Instituto Salvadoreño de Rehabilitación Integral, ISRI.

La mayoría de los beneficiados con la atención eran personas adultas mayores, quienes presentaban diferentes niveles de pérdida auditiva, lo cual les genera dificultades en su diario vivir.

Rosa Amaya, de 82 años de edad, es originaria de Chapeltique, San Miguel, ella dice que lleva más de veinte años sin escuchar bien. “Tienen que gritarme para oír lo que me dicen o hablarme cerca del oído, por eso vengo con la esperanza de lograr me regalen los aparatos para mis oídos” dijo.

Al igual que Doña Rosa, al CALE, llegó Don Magdaleno Martínez de 79 años de edad, el viajo desde San Buena Ventura, Usulután, para ser evaluado por los problemas que tiene para escuchar con normalidad.

“La madrugada vale la pena, a las cuatro de la mañana salí de mi casa, y aquí estoy ya, esperando me vean mis oídos, ya me están fallando, me cuesta escuchar” dice el señor Martínez.

La jornada permitirá detectar a través de las audiometrías el nivel de pérdida auditiva de las personas y con base a ese resultado se seleccionará a los candidatos a recibir aparatos auditivos en la próxima jornada de donación de estas ayudas técnicas que el ISRI, realizará junto a Starkey, Club de Leones, Oído Center y el Despacho de la Primera Dama de la República.

Luis Kennedy Guzmán, explicó que junto a él vienen 31 personas del municipio de Carolina con problemas auditivos. “Me tocó ir casa por casa para detectar a estas personas, me falta más gente que tienen necesidades de los aparatos para oír mejor” explicó.

A la jornada llegaron 21 personas de San Buena Ventura, 11 de Alegría, 4 de Jucuapa, municipios de Usulután, A ellos se sumaron 31 personas de Carolina y 9 de Chapeltique, ambos municipios de San Miguel.

12 CALE JORNADA DE EVALUACIONES AUDIOLOGICAS1