CAMBIANDO SU DESTINO CON UNA SILLA DE RUEDAS

Con la certeza que sería un día diferente y que su vida tendría un giro de 190 grados, Don Anastasio Ruiz Sibrian de 78 años, viajo desde el Cantón los Llanitos de Ayutuxtepeque hasta el Instituto Salvadoreño de Rehabilitación Integral, ISRI, para recibir una silla de ruedas.

Sin duda alguna su emoción por obtener esta ayuda técnica que le facilitaría su movilidad le llenaba de felicidad su corazón. “Me siento muy feliz, no sé cómo explicarle esta alegría, mire que bonita esta la silla” expresa Don Anastasio.

Rubén Ruiz, hijo de este adulto mayor, lo acompañaba y le brindaba los cuidados necesarios para que Don Anastasio estuviera cómodo mientras los técnicos realizaban las adaptaciones necesarias a la silla de ruedas.

Visiblemente emocionado Rubén, expresó su agradecimiento al ISRI y a Joni and Friends por ayudar a su padre con la silla de ruedas. “Él no puede caminar, y tampoco puede estar de pie, no hay duda que estamos recibiendo una bendición de Dios” sostuvo.

Don Anastasio llegó al ISRI en una silla de rueda hechiza que le había prestado un amigo, pero sin que esta reunirá las condiciones necesarias para ser utilizada por este adulto mayor.

Rubén explicó que viven en condiciones económicas muy difíciles y que por esa razón nunca habían podido adquirir una silla de ruedas para su padre. “Hoy todo será diferente para mi papá, ya no pasará solo acostado y lo podremos llevar de paseo a diferentes lugares” puntualizo el hijo de Don Anastasio.

Durante la jornada de donación de las sillas de ruedas se beneficiará a más de 400 personas con discapacidad de diferentes zonas del país, con esta ayuda se apoya a las diferentes asociaciones de personas con discapacidad, iglesias y organizaciones no gubernamental que trabajan con este sector de la sociedad.