Para celebrar se necesita un ambiente propicio y ese fue el que se vivió en el Centro de Rehabilitación para la Niñez y la Adolescencia, CRINA, durante la fiesta por sus 14 años de fundación.

Las actividades iniciaron con una misa de acción de gracias, donde el padre Oscar Ramos dijo que el CRINA realiza la obra de amor de Dios en la tierra al brindar esperanza a las personas que vienen a este centro a recibir sus terapias.

Concluido el acto religioso, se inició con los puntos artísticos preparados en cada uno de ellos hubo derroche de talento y permitió la participación de los usuarios junto a sus familiares.

La Dra. Ana Lorena Zelaya de Mena, Directora del CRINA, expresó que su compromiso será el de brindar cada día la mejor atención a sus usuarios velando por el respeto de sus derechos.

“Vamos a trabajar pensando en dar siempre lo mejor para beneficio de la niñez y adolescencia con discapacidad, nuestro compromiso es mejorar su calidad de vida” sostuvo la Dra. de Mena.

De la calidad de servicios que brinda el CRINA, da fe Don José Roel Reyes, quien asegura que su hijo de siete años ha logrado cambios significativos gracias el proceso de terapias que recibe.

“Yo puedo asegurar que el ISRI es el mejor lugar donde un padre de familia puede traer a su hijo con autismo y va a notar los cambios importantes en la vida de ellos, Estoy agradecido por todo lo que han hecho con mi hijo” dijo Don José.

En similares términos se expresó la señora María Lovato, quien acompaña a su nieta a terapias, “Tengo un año de estar viniendo, cuando inicie mi niña no caminaba, no gateaba y no tenía fuerza en sus manos, Hoy eso es cosa del pasado y ella ya camina y sostiene objetos en sus manos” afirmó

El CRINA, es uno del centro que forma parte del Instituto Salvadoreño de Rehabilitación Integral, ISRI, y brinda servicios de rehabilitación a los que toda persona con discapacidad entre los 0 y 18 años puede acceder.