El Centro de Rehabilitación Integral de Occidente, CRIO, celebró su aniversario número 32 de atender a la población con discapacidad de esa zona del País.

El festejó dio inicio con una solemne misa de acción de gracias, acto religioso en el cual se destacó el trabajo humanitario que los empleados del CRIO brindan a uno de los sectores más vulnerable del país.

“Nunca olviden sonreír a sus pacientes, su trabajo profesional y eficiente debe estar acompañado con un alto grado de humanidad” expresó el sacerdote que ofició la misa en la capilla del Hospital San Juan de Dios.

Finalizada la misa, la celebración se trasladó a la sede del CRIO, donde se entregaron diplomas de reconocimiento a los empleados que desde hace 25 años laboran en este centro del ISRI.

Dentro de este mismo acto, se realizó por primera vez la entrega de una mención honorifica para el Dr. José Reynaldo Dueña Macal, en reconocimiento por su entrega, dedicación y profesionalismo en sus 32 años de trabajo en el CRIO.

“Quiero darles las gracias por su cariño, durante todo este tiempo junto a ustedes yo he aprendido mucho de la rehabilitación, ha sido un privilegio para mi aprender de los mejores” expresó el Dr. Macal.

Por su parte el Dr. René Muñoz, director del CRIO, en su discurso alusivo al 32 aniversario, destacó la mixtica de trabajo de todos los empleados de este centro del ISRI y les pidió continuar dando lo mejor de cada uno para brindarle a la población con discapacidad servicios con calidad y calidez.

La celebración del aniversario concluyó con un almuerzo donde hubo tiempo para disfrutar de una sana diversión, acompañada de rifas y buena música que dio paso a una fiesta bailable para cerrar con broche de oro el festejo de los 32 años de fundación del CRIO.