El día lució esplendido, el optimismo y la algarabía se juntaban para pintar de esperanza el recorrido trazado por los participantes de la “caminata inclusión y medio ambiente, una necesidad de todos y para todos”.

En sillas de ruedas, con muletas, en coches, y otros por sus propios medios, recorrieron la Alameda Roosevelt de San Miguel, para hacer conciencia sobre el respeto a los derechos humanos y a la plena inclusión social de las personas con discapacidad.

La actividad fue desarrollada por el Centro de Rehabilitación Integral de Oriente, CRIOR, con el objetivo de sensibilizar a la población sobre la necesidad de abrir espacios de igualdad dentro de la sociedad para las personas con discapacidad y cuidar el medio ambiente.

A la caminata se sumaron instituciones como el ISNA, Comité de Autismos Oriental, Estudiantes de la Universidad de El Salvador, y representantes de empresas privadas que apoyaron el evento.

Durante el recorrido los participantes portaban pancartas y carteles alusivos a los derechos de las personas con discapacidad y en favor del cuido del medio ambiente.  La caminata que se inició en el centro comercial mi plaza, concluyó en el CRIOR con la siembra de dos árboles emblemáticos como los son El Bálsamo y el Jiquilite (árbol de extracción del añil).

El Dr. Jorge Alberto Ávalos, director del CRIOR, calificó el evento de éxito y agradeció a todos los que apoyaron con su presencia en la caminata. “Esta es una de muchas actividades que esperamos impulsar para sensibilizar al resto de la sociedad sobre la importancia de incluir a las personas con discapacidad en la educación, el trabajo, y en todos los espacios de la sociedad” indicó.

Reynaldo Herrera fue uno de los participantes de la caminata, desde hace seis meses está en terapias en el CRIOR, debido a la amputación de su pie izquierdo producto de la diabetes, “No hay escusas para no apoyar esta caminata, necesitamos que la gente nos valore y dejen de tener lastima por nosotros” expresó.

¿Herrera, agregó que es importante también hacer conciencia de cuidar el medio ambiente ya que como bien dice, “si nos acabamos este planeta estamos destinados a morirnos todos y dónde vamos a vivir?, no hay otro lugar” sentenció.

En términos muy parecidos se expresó Ever Emmanuel Argueta, quien a causa de una caída de seis metros de altura sufrió una lesión medular y se moviliza en silla de ruedas, “No podía quedarme en casa, es necesario apoyar estos eventos para que demandemos ser respetados” dijo.

Argueta indicó que él, seguido se enfrenta a dificultades de accesibilidad, “No es fácil encontrarse día a día con los mismos problemas hay que cambiar para que podamos gozar de accesibilidad, trabajo y educación sin ninguna exclusión” sostuvo.