La nueva normalidad que se vive en el país, ha llevado a las instituciones a tomar las diferentes medidas de bioseguridad para garantizar una atención segura a quienes requieren de los diferentes servicios de salud o rehabilitación.

Este es el caso del Centro de Rehabilitación Integral de Oriente, CRIOR, dependencia del ISRI, aquí la dirección de este centro junto al Comité de Seguridad e Higiene Ocupacional, han diseñado todo un plan que busca evitar contagios de COVID -19 a los usuarios y empleados.

“Debemos estar preparados emocionalmente para saber tratar a las personas que vienen a nuestro centro en busca de asistencia médica o de rehabilitación, hay que darles un trato digno, pero sin descuidar las medidas de bioseguridad” les dijo a los empleados el Dr. Jorge Ávalos, director del CRIOR.

Actualmente los usuarios de este centro del ISRI, reciben sus procesos de rehabilitación por medio de la telerehabilitación, pero se tiene programado iniciar con la atención presencial a partir del uno de octubre.

“Vamos a contar con las dos opciones, el que quiera venir al centro o el que desee hacer su terapia en casa. Pero es importante que antes de venir deben sacar cita para ser atendidos, pueden hacerlo llamando al 26617654” informó el Dr. Ávalos.

Mientras tanto los trabajadores que forman parte del Comité de Seguridad e Higiene Ocupacional del CRIOR, realizaban en las diferentes áreas de atención los trabajos que permitan minimizar los posibles riesgos de contagios de COVID-19 para los empleados y usuarios.

“Estamos midiendo las distancias de trabajo para que no exista aglomeración, y estamos señalizando de igual forma la distancia que debe existir entre el usuario y los trabajadores” indicaron los del referido comité.

CRIOR PREPARADO PARA CONTINUAR CON LA ATENCION A USUARIOS1