El Centro de Rehabilitación Integral de Oriente, CRIOR, realizó una jornada de donación de sillas de ruedas beneficiando a las personas con discapacidad de los diferentes departamentos del oriente del país.

El Dr. Jorge Ávalos, director del CRIOR, expresó que es gratificante para su gestión poder beneficiar a las personas que necesitan de esta ayuda técnicas y permitirles un cambio significativo en sus vidas.

“Una silla de ruedas no solo es un medio para desplazarse, también es una oportunidad para poder incluirse en las diferentes actividades de la sociedad, es decir es inclusión” dijo el Dr. Ávalos.

El director del CRIOR, agradeció a Visión Mundial y Joni And Friends, por el aporte que realizan dotando al Instituto Salvadoreño de Rehabilitación Integral, ISRI, con las sillas de ruedas que son donadas posteriormente a la población con discapacidad y adultos mayores.

A esta jornada asistieron 19 personas que habían solicitado previamente al CRIOR los beneficiaran con una silla de ruedas.  “Hoy estamos cumpliendo con sus pedidos, sabemos que es un día especial para ustedes y no dudamos que sus vidas van a mejorar” reitero el Dr. Ávalos.

Rosa Vásquez de 59 años fue una de las personas que llegó al CRIOR por una silla de ruedas, ella debido a la diabetes fue amputada de su pie derecho. “Muy feliz, con esta bendición la necesitaba” expreso Vásquez.

Para llegar por su silla, Rosa viajo desde El Jalacatal, en Quelepa, San Miguel. Esta mujer de un optimismo sorprendente afirmó que su sueño es volver a caminar y no quedarse en la silla de ruedas. “Tengo la fe de poder obtener una prótesis que me permita caminar sin muletas o andaderas, ese es mi sueño” afirmo Vásquez.