La llegada de Camila cambio totalmente el diario vivir de los docentes del Centro Escolar Unión Panamericana, en , Morazán. Sin duda, Camila representaba un reto para el cual no estaban preparados.

Los primeros días reinaba la confusión, nadie entendía la conducta de la alumna del primer grado, tanto así, que sus mismos compañeros la miraban con cierto grado de temor según dicen los maestros del centro escolar.

Pero cuál era el misterio que reinaba alrededor de Camila, la repuesta es simple, esta pequeña de 7 años es parte de la población con el Trastorno del Espectro Autista, una condición de vida distinta al de los demás estudiantes del centro escolar.

Ante esta situación los docentes buscaron ayuda para tratar de entender a Camila y de esa forma poder apoyarla sin discriminarla dentro del salón de clases.

Es en este entendido que el Equipo de Rehabilitación Basada en la Comunidad, del ISRI-CRIOR de San Miguel, realizó una jornada de sensibilización dirigida a los educadores de la escuela Unión Panamericana en Perquín.

Los temas desarrollados daban explicaciones claras sobre la conducta que presentan las personas con autismo y es de esa forma que los docentes recibieron por primera vez una capacitación sobre ese tema.

Para Miriam del Carmen Vigil, profesora del aula de apoya del centro escolar, los conocimientos adquiridos son más que valiosos ya que permitirán un mejor entendimiento entre ellos como maestros y Camila.

Durante la capacitación se desarrolló una dinámica en la que los docentes tuvieron que centrar su mirada y concentración en un objeto específico esto con la idea de mostrarle como suele ser el mundo de una persona con autismo, ya que por lo general muestran atención solo a lo que a ellos les interesa, ignorando todo lo que ocurre a su alrededor.

Concluida la jornada, los profesores que participaron en la actividad se mostraron complacidos de lo aprendido y afirmaron que esperan aplicar en la práctica los conocimientos sobre el Trastorno del Espectro Autista.