Con el objetivo de evitar posibles actos de corrupción o acciones que riñan con la ética, los empleados del Centro de Rehabilitación Integral de Occidente, CRIO, participaron en una jornada de estudio de la Ley de Ética Gubernamental.

En la actividad se habló sobre las prohibiciones y los principios éticos que la normativa en cuestión establece para los empleados públicos con el fin de desempeñar las funciones de la mejor manera posible.

La Licda. Rebeca Hernández, de la comisión de ética del ISRI, dijo que los principios de probidad, igualdad, imparcialidad, justicia, transparencia, responsabilidad, legalidad, lealtad, decoro, eficiencia y eficacia, deben ser practicados siempre en el desempeño de las funciones de cada empleado del instituto.

“Esas buenas prácticas son las que marcaran la diferencia en nuestro trabajo y nos ayudaran a no ser parte de acciones incorrectas en nuestras funciones” señaló la representante de la comisión de ética del ISRI.

En cuanto a las prohibiciones que establece la Ley de Ética, la Licda, Hernández sostuvo que los empleados debemos evitar aceptar de forma directa o por interpósita persona cualquier beneficio económico o de otra índole, adicionales al que recibe por el desempeño de sus funciones.

También se mencionó durante la jornada que los empleados del ISRI, deben tener claro que una de las prohibiciones que establece la ley es denegar a una persona los servicios que se brindan a causa de su nacionalidad, raza, sexo, religión, opinión política, condición social o económica, discapacidad o cualquier otra razón injustificada.