Personas con discapacidad y adultos mayores se beneficiaron con la donación y adaptación de sillas de ruedas que realizó el Instituto Salvadoreño de Rehabilitación Integral, ISRI, en Sensuntepeque, Cabañas.

La jornada es parte de la política de acercamiento de los servicios de apoyo que impulsa el Dr. Alex Francisco González, presidente del ISRI, como estrategia de alcanzar a la población que por diversas razones no puede llegar al instituto.

“Estamos dejando un precedente de salir en busca de quienes requieren de nuestros servicios, de esa gente que necesita que le demos la mano para cambiar su vida y con la entrega de las sillas de ruedas les damos esa oportunidad para que puedan tener un mejor futuro” señaló el funcionario.

Una de las personas que llegó a la entrega de sillas de ruedas fue Rosario de la Paz Barrera Reyes de 21 años.  Esta joven nació con hidrocefalia y mielomeningocele, por lo que se moviliza en silla de ruedas.

El mielomeningocele es el tipo más común de espina bífida. Es una anomalía del tubo neural en la cual los huesos de la columna no se forman completamente, lo que da como resultado un conducto raquídeo incompleto.

Don Félix Barrera, padre de Rosario, relata que su hija solo pudo estudiar hasta cuarto grado debido a su condición de vida y lo rústico del terreno donde viven en el cantón las uvillas, de Victoria, Sensuntepeque.

“Para nosotros es importante tener esta silla, ya que con ella nuestra hija puede salir de la casa al patio y no estar solo en la cama. Estamos muy agradecidos con el ISRI, por esta ayuda que le están dando a mi hija” expresó el señor Barrera.

Otro beneficiado en la jornada de donación de sillas de ruedas fue José Inés Ayala Montoya, de 62 años de edad, quien a raíz de una caída de un muro sufrió lesiones en la medula y perdió la movilidad en su mano derecha.

José Inés, contó que antes de sufrir ese accidente, trabajó como obrero de construcción en San Salvador, y que en 1985 se trasladó a Sensuntepeque. Fue en el cantón Santa Marta, donde trabajando en un proyecto de construcción de letrinas, que sufrió el percance que lo dejó en silla de ruedas.

Al igual que Rosario y José Inés, un total de 16 personas fueron beneficiadas con la donación de sillas de ruedas, campaña que es coordinada por la Unidad de Proyectos de Extensión y Cooperación del ISRI.