Cumpliendo con su compromiso de acercar los beneficios del Instituto Salvadoreño de Rehabilitación Integral, ISRI, a la población con discapacidad y adultos mayores, se llevó a cabo una nueva jornada de donación y adaptación de sillas de ruedas.

En esta oportunidad, se ayudó a 42 personas que necesitaban sillas de ruedas para movilizarse. La licenciada Ruth Calasin, de la Unidad de Proyectos de Extensión y Cooperación del ISRI, explicó que se atendieron solicitudes de los municipios de Olocuilta, San Rafael Obrajuelo, Rosario de la Paz y San Luis Talpa, todos del departamento de La Paz.

“Nuestros técnicos en adaptación de sillas de ruedas están haciendo un magnífico trabajo para ayudar a las personas con discapacidad, su esfuerzo, dedicación y amor en cada una de las jornadas son elementos que garantizan un trabajo excelente que beneficia a quienes más lo necesitan” reconoció el Dr. Alex Francisco González, Presidente del ISRI.

El funcionario reiteró que se continuará con este tipo de donaciones de sillas de ruedas en diferentes departamentos del país, con la finalidad de ayudar a todas aquellas personas que por diferentes circunstancias no pueden venir hasta el ISRI para obtener una de estas ayudas técnicas.

Lidia Cruz, de 95 años, fue una de las beneficiadas con una silla de ruedas, su rostro reflejaba alegría porque según sus palabras el martirio que sufría al caminar había llegado a su fin con su nueva aliada para movilizarse.

“Estoy muy feliz, usted no sabe de mi llanto debido al dolor en mis canillas cuando caminaba, es terrible y me llenaba de angustia, pero hoy voy contenta con mi silla nueva gracias al ISRI, que nos ha venido a dar la mano a todos nosotros” manifestó esta adulta mayor.

Reina Anzora, también se benefició con una silla de ruedas, ella perdió su pie derecho por la diabetes y dijo que su precaria situación económica le hacían imposible poder comprar una de estas ayudas técnicas.

En términos muy parecidos se expresó don Adolfo Beltrán, quien desde hace 21 años se moviliza en silla de ruedas luego de sufrir una lesión medular al caerse de un árbol que estaba podando.

“Es una de las bendiciones más bonitas que recibimos al poder llevarnos la silla de ruedas, y como no trabajo no tenía como comprar una, así que me voy feliz para mi casa y agradecido con la institución que ha venido hasta aquí a ayudarnos” dijo Beltrán.

18 ISRI REALIZA DONACION DE SILLAS DE RUEDAS EN SAN LUIS TALPA 2