Un grupo de infantes en situación de discapacidad y adultos mayores del Instituto Salvadoreño de Rehabilitación Integral, ISRI, viajaron hasta la playa de Metalio, Sonsonate, para participar en una jornada de liberación de tortugas marinas.

Al evento se asistió por invitación del Instituto Salvadoreño de Bienestar Magisterial, ISBM, el cual desarrolla un programa de conservación y protección de estas especies que corren peligro de extinción.

Menores con discapacidad visual, con autismo entre otras condiciones de vida, fueron parte de esta experiencia que les permitió vivir un día diferente y al mismo tiempo contribuir a la preservación de las tortugas marinas.

El Profesor, Rafael Antonio Coto, director presidente, del ISBM, dijo estar complacido en contar con la presencia de los usuarios del ISRI en esta actividad. “Hoy ustedes les darán una esperanza de vida a las tortugas” dijo el funcionario.

Por su parte el Dr. Alex Francisco González, presidente del ISRI, expresó que la inclusión de las personas en situación con discapacidad en estos eventos es importante ya que contribuye al proceso de rehabilitación de ellos.

Previo a la liberación de las tortugas, los expertos explicaron a los participantes la forma correcta de tomar estas especies para colocarlas en la arena y que ellas solas busquen el camino hacia el mar.

“Ustedes deben ponerle un nombre a su tortuga y expresarle los mejores deseos para que lleguen al agua y logren sobrevivir, hay que aplaudirles y animarlas, enfrentaran duros reveses, pero ellas solas deben superarlos desde el momento que las pongan sobre la arena” dijo el Profesor Coto.

El momento esperado llego, los más de cincuenta participantes tomaron sus tortugas y las liberaron entre aplausos y gritos de “vamos tu puedes”. Isidro Portillo, un adulto mayor del Centro de Atención a Ancianos Sara Zaldívar, vio cómo su tortuga a la que llamo “Uña” sufrió un percance cuando una pequeña ola la puso de espalda en la arena.

Otra tortuga empujo a Uña para ayudarla a salir del problema, pero fue otra ola pequeña la que contribuyó a que está pudiera salir de su difícil situación y aprovechar esta ayuda para nadar hacia las aguas profundas del mar.

Don Isidro que estaba expectante del acontecimiento dijo que pensó en el nombre de “Uña” para que su tortuga se aferrara a la vida y lograra sobrevivir a las circunstancias que debía enfrentar.

Alejandro Reyes, fue otra de las personas que asistió a la liberación de las tortugas, él dice que no le puso nombre, pero expresó que antes de ponerla en la arena le dio un consejo a su tortuga.

“Le dije que nada fuerte y que encontrara a su mamá y que fueran felices” contó Alejandro, quien asiste al programa de autismo dentro del Centro de Rehabilitación para la Niñez y la Adolescencia, CRINA.

Elizabeth Reyes, tía de Alejandro, dijo que asistir a este evento representa una oportunidad para su sobrino de aprender a socializar con más personas con su misma condición de vida y con otras con otro tipo de discapacidad.

“Me encanta este evento por todo lo que implica, hay niños con autismo, con discapacidad visual y los adultos mayores, esto ayuda a fortalecer las relaciones entre ellos” apunto Elizabeth.

Al igual que Alejandro, a la playa de Metalio también llegó Emily Hernández del Centro de Rehabilitación de Ciegos, Eugenia de Dueñas”, ella afirma que tocar la tortuga fue una experiencia única.

“Sentía sus aletas que me tocaban la mano, me daba nervio, pero sabía que no me haría nada, estoy muy feliz porque pude ayudarla a que regresara a su hogar” manifestó esta usuaria del Centro de Ciegos del ISRI.

Luego de finalizada la liberación de al menos 200 tortugas marinas, todas las personas que participaron en la actividad pasaron a disfrutar de las piscinas del centro recreativo del ISBM.

112 ISRI REALIZA LIBERACIÓN DE TORTUGAS MARINA 2  112 ISRI REALIZA LIBERACIÓN DE TORTUGAS MARINA 3

112 ISRI REALIZA LIBERACIÓN DE TORTUGAS MARINA 4  112 ISRI REALIZA LIBERACIÓN DE TORTUGAS MARINA 5