Es considerada la principal causa de los problemas de salud y discapacidad en el mundo, a tal grado que puede llevar a una persona hasta el suicidio, nos referimos a la depresión una enfermedad que se puede evitar.

La depresión afecta a personas de todas las edades, condiciones sociales y de todos los países. Provoca angustia mental y afecta la capacidad de las personas para llevar a cabo incluso las tareas cotidianas más simples, lo que tiene en ocasiones efectos nefastos sobre las relaciones con la familia y los amigos y sobre la capacidad de ganarse la vida.

¿Pero que es la depresión? La Gerontóloga y Geriatra, Dra. Nidia Cañas, define la depresión como una enfermedad que se caracteriza por una tristeza persistente y por la pérdida del interés en las actividades con las que normalmente se genera un grado de diversión.

A juicio de la especialista una persona con depresión suele mostrar una conducta en la que se percibe pérdida de energía, cambios en el apetito, ansiedad, disminución de la concentración, sentimiento de inutilidad, así como pensamientos de autolesión o suicidio.

La Dra. Cañas, dijo que un diagnóstico oportuno de la depresión puede contribuir a tomar las medidas adecuadas para ayudar a las personas que se encuentran en esa condición de vida.

“Terapias de conversación y la toma de medicamentos son alternativas que ayudan a las personas a superar la depresión” afirmó la Geriatra.

De igual manera continuar con las actividades cotidianas y participar en rutinas de ejercicios son acciones importantes que ayudan a las personas que están en depresión. Resulta fundamental también evitar la ingesta de alcohol. Señala la Dra. Cañas.

Uno de los segmentos de la población que suele verse más afectados por la depresión son los adultos mayores y en muchos casos se comete el error de creer que se trata de un proceso normal del envejecimiento.

En este caso es necesario apoyar a los adultos mayores con actividades de recreación, proporcionarles tareas de distracción mental para evitarle caer en depresión dice la Dra. Cañas.

Según las estadísticas de la OPS la depresión afecta a un promedio de 300 millones de personas en el mundo y se requiere de más de mil millones para su tratamiento a nivel mundial.