Con pincel en mano usuarios del Centro de Rehabilitación Integral para la Niñez y la Adolescencia, CRINA, participaron en el concurso de dibujo denominado “Pintando mi Futuro”.

Su inocencia era su mayor inspiración, nada los limitaba a soñar y mostrar mediante un dibujo su futuro. Sus rostros reflejaban una sonrisa mientras en un trozo de cartulina plasmaban sus obras de arte.

Gaby Sánchez, tenía una técnica particular al resto de infantes que participaban en este concurso. Ella utiliza su boca para tomar el lápiz y los colores, sus mejores aliados para dejar al descubierto sus habilidades para el dibujo.

“Yo sueño con un mundo lleno de colores y con mucho amor para todos nosotros”, Así describe Gaby su obra de arte en la que refleja su deseo de vivir en una sociedad sin prejuicio.

Al igual que esta valiente niña, otros diez infantes trabajan afanosos en sus dibujos y sin duda alguna, el denominador común en estos trabajos lo representa el deseo de cada uno de estos pequeños artistas en vivir en un mundo donde reine el amor.

El concurso de dibujo fue promovido por la voluntaria japonesa Ayumi Katsumata, quien durante dos años trabajo con los infantes del CRINA.  “Ustedes tiene capacidad y nunca deben dudar de ello” les dijo Katsumata.

El mensaje también fue para los padres de familia, a quienes Katsumata instó a mantener su apoyo de forma constante para que sus hijos e hijas puedan alcanzar sus sueños. “Nunca los dejen solos” les pidió Ayumi.

A diferencia de otros concursos, aquí no hubo un solo ganador, todos los participantes recibieron regalos en reconocimiento a su trabajo, esto con el fin de incentivarlos a continuar mostrando al mundo sus capacidades.