Sus manos se mueven con habilidad, su rostro refleja una total concentración en el trabajo que realiza, luego de varios minutos en su faena, José Arturo Pereira, sonríe complacido con su obra realizada.

“No crea que es fácil esto, me he tardado siete días en terminar este Bonsái, pero me ha quedo bonito, es más ya tiene dueño” explica Don José, quien es parte de los residentes del Centro de Atención a Ancianos Sara Zaldívar, dependencia del Instituto Salvadoreño de Rehabilitación Integral, ISRI.

Este adulto mayor vive en este lugar desde 2017 cuando fue traído desde el Hospital Rosales donde era atendido a raíz de la Hemofilia, la cual es su compañera de vida desde sus años de juventud afirma.

Es precisamente esta condición de vida, la que le abre las puertas para aprender a la elaboración de diferentes trabajos de artesano como don José lo califica. “Por mi enfermedad llegaba con frecuencia al Hospital Rosales y ahí me enseñaron este trabajo” señaló.

Estas habilidades han sido potencializadas dentro del Sara Zaldívar, a través del área de fisioterapia, Yanira Carrillo, coordinadora de esta unidad afirma que Don José llegó con un cuadro depresivo muy fuerte y que lo ha superado gracias a las atenciones y los trabajos manuales que realiza.

“Nuestro objetivo con los adultos mayores es brindarles actividades que les reduzca el tiempo de ocio, darles oportunidades que les permitan a ellos mostrar sus capacidades para que su autoestima sea óptima” dijo Carrillo.

Don José sin duda alguna es el mejor ejemplo de este trabajo que se realiza con los adultos mayores.  Él asegura que ha encontrado dentro del Sara Zaldívar las condiciones necesarias para desarrollar sus habilidades.

“Aquí me siento bien y soy feliz, he aprendido a realizar otros trabajos que me han enseñado, no me puedo quejar de nada” dice Don José.

72 POTENCIANDO HABILIDADES EN LOS ADULTOS MAYORES1