Doña Marta llegó puntual a su cita, fuertes dolores en su espalda fueron el aviso que algo no estaba bien y que necesitaba realizarse una evaluación especializada para determinar que le causa el dolor.

Con pasos lentos, recorrió el pasillo de la Unidad de Lesiones y Afecciones Medulares del Centro del Aparato Locomotor del ISRI, fue recibida con amabilidad por el Dr. Gilberto Escobar, médico neurólogo que le realizaría una evaluación de Neurocondución.

“Es una prueba sencilla, usted, me dice si los impulsos eléctricos controlados son muy fuertes para regularlos” le explicó a Doña Marta, mientras preparaba todo el equipo a utilizar y que fue colocado en el pie derecho de esta adulta mayor de 65 años.

El Dr. Escobar dijo que la Neurocondución nerviosa es una evaluación de conducción nerviosa, el cual implica la activación de los nervios eléctricamente con pequeños impulsos seguros sobre varios puntos de la piel, generalmente en las extremidades y mide las respuestas obtenidas.

Generalmente, la respuesta o señal mide desde el propio nervio o músculo que es activado suministrado por un nervio. Esto proporciona información sobre el estado de salud del nervio, músculo o unión neuromuscular (la parte responsable de la comunicación entre el nervio y el músculo.

Los músculos son órganos eléctricamente activos, y las señales o los patrones de señales pueden presentar información adicional sobre el estado de músculo, así como del nervio que lo suministra.

Esta prueba es indicada por un médico fisiatra o neurólogo, este este tipo de estudios busca encontrar enfermedades o lesiones en el sistema nervioso central. Un médico recomienda este estudio cuando las personas expresan que experimentan hormigueo, debilidad o dolor en los músculos.

La prueba es útil para detectar si hay una anomalía importante, pero esto es a menudo más fácil cuando hay un problema clínico definido, en estos casos la evaluación ayuda a aclarar cuál es el problema.

QUE ES UN ESTUDIO DE NEUROCONDUCCION1