El repicar de una campana cambio el curso normal de las actividades diarias de los residentes del Centro de Atención a Ancianos Sara Zaldívar, el incesante sonido anunciaba que algo no andaba bien y que había que buscar un lugar seguro.

En pocos segundos el Comité de Seguridad y Salud Ocupacional, tomo el mando de la evacuación de los 232 adultos mayores, realizando esa tarea en un promedio de 20 minutos, tiempo considerado aceptable debido a la complejidad que requiere movilizar a estas personas.

“Bueno y que esta pasando pues” pregunto un adulto mayor, su duda fue despejada al explicarle que se trataba de un simulacro de evacuación en caso de un terremoto y que tenían que llevarlos a una zona segura.

Herbert Flores, presidente del Comité de Seguridad, explicó que la actividad busca poner a prueba la eficiencia del personal para hacerle frente a un fenómeno natural que pueda suceder y requiera la intervención correcta al evacuar a los adultos mayores.

El simulacro fue supervisado por Giovanni Campos de Protección Civil, quien se mostró complacido con el trabajo realizado y afirmó que dentro de este tipo de actividades es bueno detectar las debilidades para corregir.

Para Campos, la apatía, es el principal obstáculo a vencer durante un simulacro, ya que siempre hay personas que no le dan la importancia debido a este tipo de medidas que se realizan para estar preparados cuando suceda un terremoto.

Por su parte el Dr. Juan Pio Aparicio, director del Sara Zaldívar, dijo que el simulacro había sido un éxito, sobre todo porque les permite conocer los puntos donde deben realizar mejoras.