Sus pasos ya no fueron los mismos, su movilidad se vio afectada de una manera repentina, todo sucedió de un día para otro. La discapacidad llegó a su vida, cambiándole sus proyectos.

Originario de una familia humilde, Gerson Melara dice que su nueva condición de vida no es fácil, pero que mientras tenga vida no se dará por vencido por lograr cambiar la mala jugada que le ha pasado el destino.

Por ahora Gerson trabaja incansablemente dentro del Centro del Aparato Locomotor, CAL, para mejorar su condición de vida.  “Hoy me la paso de terapia en terapia, termino agotado, pero vale la pena” afirma.

Gerson inicia su día de terapias a las nueve de la mañana y lo finaliza a las dos de la tarde, y sostiene que este proceso le ha sido de mucha utilidad para mejorar cada día. “Voy avanzando mi objetivo es salir caminando ya que vine en silla de ruedas” indicó.

Al preguntarle a Gerson que fue lo que le causo su discapacidad, explicó que se trata de una mielopatía dorsal, la cual le causo al inicio dificultades para caminar. “Comencé a caminar en las puntas de los pies, luego ya no logres sostenerme parado, las piernas no me respondían quede paralizado” recuerda Gerson.

El proceso de rehabilitación que realiza en el CAL, ya están dando buenos resultados, ya que Gerson ha comenzado a caminar tramos cortos sin apoyo de andadera o bastón dentro del área de Lesionados Medulares de este centro del ISRI.

Gerson dice que al concluir su rehabilitación espera volver a desempeñar su trabajo de vendedor de pan en la colonia San Antonio Abad, empleo que le ayuda a sostener a su familia.

89 SORPRENDIDO POR LA DISCAPACIDAD1

 89 SORPRENDIDO POR LA DISCAPACIDAD2