Puntual asiste todos los días al taller de carpintería del Centro de Rehabilitación Profesional, CRP, lugar donde dice sentirse como pez en el agua, herramientas en manos, Eduardo Andrés Arévalo, inicia la jornada diaria para aprender la fabricación de diferentes artículos de madera.

“Aquí estoy preparándome para tener una oportunidad de trabajo, me siento orgulloso de lo que hago” expresa Andrés mientras realiza el corte de la figura de una pera en madera para elaborar un picador de verduras.

Sus habilidades en este campo no han pasado inadvertidas por su instructor Rubio Cardona, quien dice que este joven tiene talento y mucho futuro en la carpintería.

“Es muy cuidadoso, siempre busca que los trabajos le queden mejor, sin duda va por buen camino” afirma Cardona.

Mientras tanto Andrés trabaja entre madera para ir puliendo sus conocimientos. “Por el momento ya puedo hacer mesas, muebles, picadores de verdura, estoy contento con lo que he aprendido” sostuvo.

Pero esto solo es el comienzo, Andrés tiene un sueño que esperar lograr con el oficio de la carpintería, “Voy a construir una casa de madera para toda mi familia, espero hacer realidad ese sueño” afirmó este usuario del Centro de Formación Profesional del ISRI.

Andrés inició su formación en el taller de carpintería a principios de este año, y desde que llegó dice que ha encontrado su verdadera vocación y que difícilmente se dedique a otra cosa que no sea trabajar como carpintero.

El ISRI cuenta con el Centro de Formación Profesional, para que las personas con cualquier tipo de discapacidad puedan optar por iniciar su aprendizaje en los diferentes talleres vocacionales y aspirar a su inserción laboral.

Carpintería, Cosmetología, Costura Industrial, informática, arte culinario y manualidades son las ofertas de formación profesional que el ISRI ofrece a las personas en condición de discapacidad.

90 SUEÑOS DE SUPERACION A TRAVES DE LA CARPINTERIA1